¿Es Vox un partido populista?

El imparable avance del partido de Santiago Abascal ha generado un intenso debate social, el cual recuerda al que se vivió con el inesperado surgimiento del partido de Pablo Iglesias tras el movimiento del 15-M.

El carácter épico de uno de los discursos más comentados de Vox, el del pasado mes de octubre en el Palacio Vistalegre, ha sido recibido desde perspectivas opuestas por la segmentación española. Unos están de acuerdo con lo promulgado por el líder, algunos tildan el mitin de extremista, mientras que otros lo califican de populista.

Vox sigue una estrategia denominada como “Stop and go”, la cual consiste en posicionarse mejor “aprovechándose” de determinados acontecimientos de la vida política. Es decir, si hay problemas, Vox está ahí.

Para analizar los rasgos de este “novedoso” partido -entendiendo como novedoso algo desconocido popularmente, este término no siempre hace referencia a algo tangiblemente reciente-, se va analizar dicho discurso, a través del que se puede establecer una aproximación a su perfil. Antes de continuar leyendo, te recomiendo visualizar el vídeo completo. Puedes hacerlo pinchando aquí.

Paralelismo estructural con Podemos

Sin duda, en este discurso Vox busca reflejar un carácter épico. Intenta que el acto sea visualmente espectacular, lo cual se consigue mediante la música, las banderas de España, la persuasión que se percibe en el lenguaje, los desafíos que se proponen… Con estos rasgos, el partido quiere reivindicar que “aquí está” y, sobre todo, que llena el espacio incluso cuando no es ninguna fuerza parlamentaria.

Vox busca el paralelismo estructural con Podemos. Éste paralelismo hace referencia a que el partido de Iglesias nace antes de unas elecciones europeas, y como ganó muchísima fuerza -acontecimiento inesperado-, Vox ha querido imitar estos precedentes para conseguir que la gente piense que su partido va a tener tanto éxito como el anterior. Es decir, Vox quiere “subirse a ese carro” en busca de la frescura de ese primer Podemos.

Relato típico de extrema derecha

El relato típico de extrema derecha está compuesto por la mención de un periodo de oro, pero nunca se dice cuando ocurrió. En esta parte del discurso se apela a que, anteriormente, las energías nacionales funcionaban por una causa. Es decir, todos remábamos hacia el mismo sitio. La segunda parte del relato está conformado por un periodo de caída o decadencia, en el que la nación deja de creer en sí misma, pierde vitalidad, capacidad de convencer, papel en el mundo… Lo característico de esta periodo es que siempre corresponde con el momento en el que estamos. En éste, se suele incidir en que estamos en un periodo de decadencia acelerada, y que está en juego la supervivencia de nuestra nación.

Todo el relato de Abascal tiene este trasfondo. La nación española ha sido atacada y está en riesgo de desaparecer porque hay muchos traidores, quienes unidos a los enemigos de fuera, pueden hacer que la nación española termine por desaparecer. Por ello, se utiliza el tono o carácter épico -misión histórica de hacer renacer a España-, por lo que tiene mucho sentido crear la expresión de “España viva”. Este término o expresión se refiere a que siempre hay fuerzas sanas dentro del país, espíritus libres y aventajados que pueden lograr que ese país recupere su esencia y recupere lo que es y quien es. Por esta razón este adjetivo es tan importante en el discurso del de Vox. Muchas veces contrapone a la “España viva” y a la “España muerta” -los que quieren matar a España-, porque para ellos, las naciones son organismos vivos. Esto presupone que la nación puede recuperarse a sí misma, eso es porque se supone que tiene una identidad propia – la verdadera España-. Esta retórica solo se emplea en partidos de extrema derecha.

¿Quién forma parte de la “España viva”?

Abascal acoge dentro de este término a “la gente que madruga, que abre los colegios, que atiende en los hospitales, que levanta la persiana al alba, que arría la bandera nacional en los pueblos más hostiles de Cataluña, los abuelos que cuidan a sus nietos y que, con su pensión, ayudan a sus hijos, los guardias civiles que cuidan nuestras fronteras, la que vive en Alemania o en Londres porque los políticos han acabado con sus oportunidades…”

En conclusión, quienes forman parte de la “España viva” son aquellos que no quieren formar parte de la “España muerta”.

Vox concibe a las naciones como casas en las que se articula una forma de vivir. En las que hay lazos de sangre, de nacimiento.

¿El populismo es una ideología o un régimen político?

El populismo no es una ideología ni un régimen político. El populismo es un estilo político. Una forma política. Es decir, una manera de hacer política o de hablar en política -estilo o retórica-. Ernesto Laclau define el populismo como “una lógica política”.

El populismo como estilo político trata de movilizar a un pueblo -al mismo tiempo que lo construye- contra un enemigo del pueblo -al tiempo que lo define-.

El problema de concebir el término populismo como ideología es que significaría que hay partidos o movimientos populistas. No es posible que haya una ideología populista, porque los partidos considerados “populistas” no tienen apenas rasgos en común. No siguen una línea o unas pautas marcadas.

Por lo tanto, si el populismo se entiende así, el populismo estaría inmerso en diversos grados dentro de los partidos políticos. Por ejemplo: Susana Díaz, en sus discursos, casi no aporta marcas del PSOE, sino que incluye banderas de Andalucía, a la par que afirma que “quien mejor defiende a Andalucía soy yo”. Esto en cierta manera es un discurso populista. 

El “enemigo del pueblo” y el populismo de derechas

Regresando al tema del “enemigo del pueblo”, éste es alguien que es, y a la vez, no es el pueblo. Alguien que perjudica al pueblo y que le impide encontrar su plenitud. Este enemigo del pueblo, dicen los teóricos del populismo, es precisamente lo que define al pueblo, puesto que le marca sus contornos. Al decir quién no es el pueblo, se está definiendo al pueblo. Al excluir a alguien, al crear un enemigo, está precisamente constituyendo o conformando una unidad política: el pueblo. Por eso, los teóricos del populismo definen al enemigo del pueblo como su “exterior constitutivo”. 

En los discursos populistas, el “enemigo del pueblo” suele ser denominado “élite”, “casta” u “oligarquía”. Eso que no es el pueblo y que depaupera al pueblo. 

El populismo de derechas suele enfatizar el carácter de sujeto nacional del pueblo -su carácter de pueblo-nación-. También suele considerar a las naciones como entidades previas, y a las identidades nacionales como esencias que se toman y no se construyen. Es decir, las identidades nacionales no son una pura construcción contingente, sino que responden a unos rasgos esenciales previos. Por último, el populismo de derechas suele señalar como “enemigo del pueblo” no solo a la élite-casta, sino también a los inmigrantes, considerándolos elementos perturbadores de la identidad esencial.

Existe un cierto populismo entre los dos “enemigos del pueblo-nación”, puesto que se “hacen el juego” unos a otros. Es decir, los inmigrantes sirven a la élite cosmopolita y anti-nacional para enriquecerse a costa del pueblo-nación. Mientras, el pueblo-nación es el olvidado y hostigado. Por lo tanto, el pueblo-nación necesita rebelarse para renacer y recomponer su unidad esencial.

En conclusión, para Vox el principal enemigo de la “España viva” es “un gobierno” -PSOE- cómplice de la invasión migratoria -segundo enemigo-, que cabalga sobre la “traición” en Cataluña -tercer enemigo”. Otro enemigo más para esta “España viva” sería la teoría de género. Los enemigos secundarios serían la corrección política y la cultura “dominada” por la izquierda.

El populismo de podemos

Un rasgos esencial del populismo de Podemos es que casi siempre habla de “la gente”. La gente corriente, la gente normal. La gente contra la casta. Iglesias, cuando quería establecer figuras que permitieran crear patrones o imágenes en la cabeza del pueblo, inventaba arquetipos. Por ejemplo, la anciana que se queda sin pensión o la familia que van a desahuciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s