• Las narraciones son un hecho cultural con el que designamos una determinada categoría de textos. Los textos narrativos se oponen a los no-narrativos. La narración es un discurso que relata o describe una serie de hechos o sucesos concatenados entre sí por un principio de necesidad narrativa y atendiendo a una división en tres partes: principio, nudo y desenlace. Según el DLE la narración se define como novela o cuento. Cada cultura clasifica sus narraciones por géneros, atendiendo a criterios arbitrarios de forma. Cada género implica una competencia narrativa, una memoria y un horizonte de expectativas.
  • Por otro lado, la narratividad consiste en aquellas características constantes, esenciales, formales y abstractas que poseen las narraciones, más allá de su forma textual, concreta y material.  No importa si se trata de una novela o de un cómic, etcétera: todas estas formas comparten unas mismas constantes o invariantes narrativas. 

Podemos diferenciar dos niveles fundamentales en toda narración: 

  • El nivel discursivo: se trata del nivel de enunciación.

En el nivel discursivo encontramos una serie de elementos fundamentales para la narración:

Temas: de qué habla la narración (los valores que se establecen en la narración)

Actores: la encarnación perceptible de las funciones. Puede ser figurativo (hombre, mujer, animal, etc.) o no figurativo (el destino, la gloria, etc.)

Espacios: localización espacial donde se inscriben los programas narrativos.

Tiempos: orden temporal y causal de los hechos o sucesos y localización temporal. 

Observador: los “ojos” a través de los que vemos las acciones.

Focalización: las acciones se concentran sobre uno o varios actores. 

  • El nivel narrativo: se trata del nivel del enunciado.

En el nivel narrativo encontramos también estos elementos: 

-Sintaxis fundamental: relaciones posibles entre funciones sintácticas de la narración:

Sujeto-objeto: toda narración implica alguna transformación de estado (todo relato implica una estructura polémica, es decir, donde el sujeto está frente a un anti-sujeto).

Adyuvante-sujeto: el adyuvante aporta al sujeto la ayuda necesaria para la realización del programa narrativo.

Oponente-sujeto: el oponente obstaculiza al sujeto la realización del programa narrativo. 

Destinador-destinatario: el destinador es quién manipula y sanciona la acción del sujeto, ofreciendo así el objeto de valor a un destinatario. 

-Sintaxis narrativa: proceso mismo de la narración, en la que distinguimos cuatro casos distintos:

Manipulación: el destinador persuade y “contrata” con el sujeto la conjunción con un objeto de valor.

Competencia: el sujeto adquiere el saber y el poder necesarios para la realización del programa narrativo.

Performance: el sujeto ejecuta la acción fundamental del programa narrativo para la conjunción con su objeto de valor.

Sanción: el destinador juzga o reconoce la correspondencia entre el programa narrativo realizado y el valor o los valores que debe conllevar.

Esta sintaxis puede reducirse también a tres pruebas distintas:

-Prueba calificante: corresponde a la adquisición de las competencias por parte del sujeto.

-Prueba decisiva: corresponde a la performance.

-Prueba glorificante: corresponde al reconocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s