¿Es posible borrar la huella digital?

Reduce la huella digital y mantén un nivel de privacidad alto.

Si estás buscando una forma de eliminar tu huella digital, toda tu información privada de internet con un solo click, lamento decirte que eso no existe. No hay ningún truco para pulsar un botón y hacer desaparecer todo lo que has subido a la red hasta ahora. No puedes borrarte del mundo virtual tan fácilmente.

Si tu información personal es “pública” significa que está en todas partes. Entonces, ¿cómo podemos borrar esta información y evitar que las empresas adquieran dichos datos? Como acabamos de decir… la respuesta corta es: no podemos. Pero no todo está perdido; hay formas de minimizar la huella digital, lo que reduciría las posibilidades de que nuestros datos caigan en manos indeseadas.
La única salvedad a tener en cuenta es que si definitivamente damos este paso, hemos de tener en cuenta que puede afectar negativamente a nuestra capacidad para encontrar trabajo.

A tener en cuenta

Si deseas mejorar tu privacidad online o necesitas eliminar algo embarazoso que subiste en el pasado, debes tener paciencia. Es un proceso que puede llevar bastante tiempo, al menos unos días. Incluso entonces, existe la posibilidad de que parte de la información que no se pueda recuperar pueda ser descubierta.

Pasos para reducir la huella digital al mínimo

Borra o desactiva todas las cuentas de compras, redes sociales y servicios web


Recuerda en qué redes sociales tienes perfiles -activos o no-. Aparte de las más conocidas, como Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram, ¿todavía tienes cuentas públicas en sitios como Tumblr, Google+ o incluso MySpace? ¿Qué pasa con tu cuenta de Reddit? ¿En qué sitios de compras te has registrado? ¿Son muchos? Para deshacerte de estas cuentas como la de Amazon, tienes que ir a la configuración de la cuenta y buscar una opción para desactivar, eliminar o cerrar la misma. Dependiendo de la cuenta, esta opción la encontraremos en Seguridad o Privacidad, o algo similar.

Si tienes problemas con una cuenta en particular, intenta buscar en internet “Cómo eliminar”, seguido del nombre de la cuenta que deseas eliminar. Seguro que hay instrucciones detalladas de cómo eliminar esa cuenta en particular. No serás el único. Si, por algún motivo, sigues sin poder eliminar una cuenta, cambie la información de la cuenta por otra que no sea tu información real. Algo falso o completamente al azar. Listo. Siguiente paso.

Elimina cuentas de correo antiguas

Una de las cosas más importantes es eliminar las cuentas de correo que ya no usas. Esas cuentas pueden contener cierta información personal confidencial, como domicilio, números de teléfono o imágenes. Si estabas utilizando Outlook o Gmail como correo electrónico principal y te registras en sitios web con ellos, hay una gran herramienta en línea que puede echarnos una mano. Se llama Deseat.me, que escanea el correo electrónico para ver en qué cuentas nos hemos registrado y luego permite clasificarlas fácilmente. Puedes optar por conservarlos o eliminarlos. Lamentablemente, Deseat.me a veces tendrás que hacerlo manualmente. Puede consultar los tutoriales sobre cómo eliminar una cuenta en ciertos sitios web en JustDelete.me o AccountKiller.

Busca/Caza toda tu información online

Toca limpiar las sobras. Puedes verificar qué información sobre ti es pública y luego intentar eliminarla. El buscador de Google es probablemente el mejor sitio para comenzar la búsqueda. Entrecomillar lo que deseas encontrar facilitará el objetivo, pues Google buscará páginas que contendrán el nombre tal cual está escrito. 

Puedes repetir el mismo proceso para buscar emails, teléfonos…

Pide ayuda a Google

Si alguien ha publicado información confidencial como un número del DNI o un número de cuenta bancaria y el webmaster del sitio donde se publicó, no la elimina, podemos enviar una solicitud legal a Google para que lo haga. El proceso de eliminación puede llevar algún tiempo y no hay garantía de que tenga éxito, pero también es el mejor recurso si nos topamos con una situación tan vulnerable.

Date de baja de las listas de correo

Todos los sitios web le permiten darse de baja manualmente de sus boletines, pero Unroll.me es una excelente alternativa que hace que el proceso sea muy fácil. Simplemente tenemos que iniciar sesión en Unroll.me con nuestra dirección de correo electrónico y proporcionar los permisos necesarios (todos los proveedores de servicios de correo electrónico son compatibles). Luego iremos a “Editar suscripciones” y veremos todas las suscripciones en una lista. Clicas en “Cancelar suscripción” al lado de cada servicio y listo. Desafortunadamente, desde la activación de la GDPR en mayo de 2018, el servicio no está disponible en la Unión Europea. Tendrás que hacerlo a mano.

¿Estás sufriendo violencia de género?

Se trata de una violencia que afecta a las mujeres por el mero hecho de serlo. Constituye un atentado contra la integridad, la dignidad y la libertad de las mujeres, independentemente del ámbito en el que se produzca.

Se entiende por violencia de género cualquier acto violento o agresión, basados en una situación de desigualdad en el marco de un sistema de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos y la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si ocurren en el ámbito público como en la vida familiar o personal. (Ley 11/2007, del 27 de julio, gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género).

El concepto “violencia de género” da nombre a un problema, que incluso hace poco, formaba parte de la vida personal de las personas; era considerado un asunto de familia que no debía trascender de puertas para fuera y, por lo tanto, en el que no se debía intervenir. Entender la violencia como un asunto personal refuerza a las mujeres a una situación de subordinación respeto del hombre e implica asumir las relaciones de poder historicamente desiguales entre ambos y a través de las cuales se legitima al hombre a mantener su status-quo de la dominación incluso a través de la violencia. Esta percepción contribuye a que las mujeres no denuncien su situación por miedo, vergüenza o culpabilidad.

La discriminación de las mujeres y la violencia de género (como la manifestación más brutal de las desigualdades entre hombres y mujeres) es un problema que traspasa fronteras y que está presente en la mayor parte de los países del mundo con la particularidad de que las vivencias del maltrato son enormemente parecidas en todos los lugares y culturas.

Debe recordarse que la violencia es una estrategia de relación aprendida, no es innata. Si esto fuera así, todas las personas serían violentas o todas las personas ejercerían la violencia de la misma manera y en el mismo grado; sin embargo, no siempre la empleamos en nuestras relaciones: hablamos, negociamos, pactamos, tratamos de comprender el punto de vista de la otra persona y finalmente llegamos a un acuerdo, aunque no obtengamos el que en principio queríamos.

Los maltratadores son selectivos en el ejercicio de la violencia, lo que demuestra que son capaces de controlarse en cualquier otra situación.

Si te sientes identificada con alguna de las siguientes manifestaciones, estás siendo víctima de maltrato

Sean cuáles sean las formas en que se manifiesta el maltrato, siempre busca un mismo objetivo: erosionar la autoestima de la mujer con fin de que el agresor aumente su grado de poder y control sobre ella.

Hay muchas formas de violencia contra las mujeres, aquí acercamos algunas indicaciones para poder identificarlas.

Violencia física

Incluye cualquier acto de fuerza contra el cuerpo de la mujer, con resultado o riesgo de producir lesión física o daño: golpes, quemaduras, pellizcos, tirones de pelo, picadas, empujones, lanzamiento de objetos, uso de armas, intentos de estrangulamiento, intentos de asesinato, intentos de provocar abortos…

El maltrato físico es el más evidente y el más fácil de demostrar; aun así, no es preciso que se requiera atención médica o que tenga efectos visibles en el cuerpo. Es muy probable que empiece con un simple golpe o bofetada.

Violencia psicológica

Incluye toda conducta, verbal o no verbal, que produzca en la mujer desvalorización o sufrimiento: insultos (expresiones como: estás loca, eres una histérica, ignorante, atrasada, fea); menosprecios (expresiones como: no sirves para nada, no eres capaz de hacer nada bien, mala madre, si no fuera por mí donde irías?..); intimidaciones / amenazas (expresiones como: te voy a matar, vete/vete de la casa, te voy a quitar los/las niños/niñas, te voy a hundir..); abuso de autoridad ( como por ejemplo: registra tus cosas, revisa tu correo, preguntas cosas como “con quién estuviste hoy?”, llegaste 10 minutos tarde…); falta de respeto (no respeta tus necesidades, sentimientos, opiniones, deseos y manipula lo que dices, destruye objetos de especial valor para ti, ignora tu presencia, te desautoriza delante de los niños/niñas..); exige obediencia (no quiere que la mujer trabaje fuera de la casa, no quiere que estudie, quiere que se vista cómo él quiere, le controla el tiempo, le pregunta “a que hora llegas?”, le dice “quita esa ropa y te viste cómo Dios manda”…); utilización de las hijas e hijos (amenaza con quitarle las/los menores, los amenaza y los maltrata, le obliga a que se desnude, culpabiliza constantemente a la madre); castigar con el silencio e incomunicación (el silencio reiterado pode llegar a herir tanto como las palabras); culpabilizar a la mujer de todo lo que ocurre en la casa de modo que al final ella piensa que es la culpable de todas las situaciones de tensión; mostrar celos (acusar constantemente de ser infiel y coquetear con otros hombres, impedir relaciones con amigos/as y familiares, aislar la mujer de todo su entorno…).

El maltrato psíquico es el más difícil de detectar, dado que sus manifestaciones pueden adquirir gran sutileza; no obstante, su persistencia en el tiempo deteriora gravemente la estabilidad emocional, destruyendo la autoestima y la personalidad de la mujer.

Violencia sexual y abusos sexuales

Incluyen cualquier acto de naturaleza sexual forzada por el agresor o no consentida por la mujer, y que abarcan la imposición, mediante la fuerza o con intimidación, de relaciones sexuales no consentidas, y el abuso sexual, con independencia de que el agresor guarde o no relación conjugal, de pareja, afectiva o de parentesco con la víctima.

Acoso sexual

Incluye aquellas conductas consistentes en la solicitud de favores de naturaleza sexual, para sí o para una tercera persona, en las que el sujeto activo se valle de una situación de superioridad laboral, docente o análoga, con el anuncio expreso o tácito a la mujer de causarle un mal relacionado con las expectativas que la víctima tenga en el ámbito de la dicha relación, o bajo la promesa de una recompensa o de un premio en el ámbito de esta.

El tráfico de mujeres y niñas con fines de explotación

Incluye la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, especialmente de mujeres y niñas, que son sus principales víctimas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, o rapto, o fraude, o engaño, o abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas similares. Independentemente de la relación que una a la víctima con el agresor y el medio empleado.

Violencia económica

Incluye la privación intencionada, y no justificada legalmente, de recursos para el bienestar físico o psicológico de la mujer y de sus hijas e hijos o la discriminación en la disposición de los recursos compartidos en el ámbito de la convivencia de pareja.

El maltratador considera que la mujer es incompetente y que no administra bien o gasta el dinero en cosas innecesarias, por lo que no puede tomar decisiones sobre el destino del gasto.

Diferentes conceptos

Cualquier tipo de violencia se fundamenta en una relación de poder dónde alguien trata de dominar a la otra persona por la fuerza, contra su voluntad; trata de obligarla a que haga lo que no desea, a que se ruegue y reconozca su inferioridad y dependencia con respecto a quien ejerce la violencia. En todos los casos de violencia las víctimas pasan por un gran sufrimiento y todas ellas requieren cuidado y atención, y todas las personas agresoras son dignas de su correspondiente sanción penal; no obstante, cada tipo de violencia tiene sus peculiaridades. Pretender que toda violencia es igual impide que la violencia de género sea comprendida adecuadamente y pueda ser combatida eficazmente.

  • Violencia: uso intencional de la fuerza física o poder contra un/una mismo/a, hacia otra persona, grupo o comunidad y que tiene como consecuencia probables lesiones físicas, daños psicológicos, alteraciones del desarrollo, abandono e incluso muerte.
  • Violencia de género: dirigida a las mujeres por el mero hecho de serlo, es decir, por considerar que el sexo femenino es inferior y debe continuar en una posición de subordinación con respeto al masculino.
  • Violencia familiar: infrinjida por personas de en medio familiar y dirijida, generalmente, a las personas más vulnerables del mismo: niños, niñas, personas ancianas, personas discapacitadas…
  • Violencia doméstica: dirigida a la persona o personas que convivan juntas. No es necesario que existan lazos familiares.

Como repercute el maltrato en la salud de la mujer que la sufre

Cuando frente a los repetitivos episodios de violencia, y considerando que la situación no va a cambiar, la mujer adopta una actitud pasiva por miedo y para evitar que se produzca una nueva agresión, incluso mayor, hacia ella o hacia sus seres queridos, estamos ante el “síndrome de la mujer maltratada”.

La experiencia de maltrato provoca un alto nivel de ansiedad, alteraciones psicosomáticas; sentimientos depresivos, disfunciones sexuales, conductas aditivas, dificultades en sus relaciones personales.

Enrique Echeburúa y Paz del Corral equiparan los efectos que una mujer maltratada puede sufrir al “trastorno de estrés postraumático”, cuyos síntomas y características, sin duda, aparecen en algunas de estas mujeres:

Síntomas de reexperimentación de la situación vivida

Evitación persistente de síntomas asociados con el trauma y limitación afectiva.
Síntomas persistentes del aumento de la activación fisiológica: dificultades para conciliar el sueño, irritabilidad,dificultades para concentrarse, etc.

Angustia por percepción de amenaza real para la propia vida, pánico ante la anticipación de la presencia del maltratador, imágenes y recuerdos indesexadas así como pesadillas, hiperactivación fisiológica sensación de estar controlada y vigilada constantemente, miedo a dejar de ser objeto de amor, miedo a equivocarse, a sufrir y hacer sufrir, etc…

Depresión por percepción de culpabilidad, por evocar esa situación de maltrato, ante el daño que pueda generar su estado anímico al bienestar de los hijos/hijas. Autocastigo, tristeza, dolor, pena, rabia, desesperanza, fatiga, baja autoestima, baja autoimagen, desmotivación, inseguridad, vergüenza, sentimiento de inferioridad y miedo al castigo que puede proporcionar la sociedad.

Como prevenir la violencia de género

Educar a los niños y niñas, desde las edades más tempranas, en una cultura centrada en la resolución pacífica de conflictos, fomentar la empatía y desarrollar una autoestima equilibrada, son principios que favorecen la desaparición de los perjuicios de género que se dan ya desde la escuela.

Eliminar al máximo los estereotipos transmitidos por la cultura patriarcal; por lo tanto, enseñar a ‘ser persona’ en lugar de enseñar a “ser hombre” o a “ser mujer” y así desterrar mitos como que la agresividad es un rasgo masculino, o por el contrario, la sumisión, el silencio, la obediencia… son rasgos femeninos, son objetivos de la coeducación.

Además, se debe:

  • Evitar todo menosprecio hacia aquellos chicos u hombres que no se adaptan al modelo de masculinidad dominante.
  • Evitar todo menosprecio hacia aquellas chicas o mujeres que no se acomodan al modelo de feminidad dominante.
  • Enseñarles a los niños y a los hombres a incorporar en sus vidas las vivencias y expresión de los propios sentimientos y emociones que enriquecen sus relaciones personales y así favorecer la resolución de conflictos sin recurrir a comportamientos violentos, por medio del diálogo, el acuerdo, la negociación…
  • Desarrollar una buena autoestima que capacite a niñas y niños para adoptar una actitud resuelta ante la venida y sus desafíos, asumir responsabilidades y enfrentarse con seguridad a los problemas.

Por que a tantas mujeres le resulta difícil salir de una situación de violencia de género

El maltrato es un proceso cíclico que se inicia poco a poco, como un goteo de pequeños episodios que parecen insignificantes pero que no lo son.

El ciclo comienza con una primera fase de Acumulación de la tensión (agresiones verbales y psíquicas) en la que la víctima va percibiendo como el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.

Una segunda fase supone el Estallido de la tensión, en la que la violencia se vuelve más virulenta, dando cabida a la agresión física.

En la tercera fase, denominada Luna de Miel o Arrepentimento, el agresor pide disculpas a la víctima, y trata de mostrar su arrepentimento. Esta fase se va reduciendo con el tiempo, siendo cada vez más breve hasta desaparecer.

Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue el episodio de arrepentimento (“no volverá a ocurrir”, “todo cambiará”…) alimenta la ilusión del cambio. Esto pode ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma. Al mismo tiempo que el agresor muestra su arrepentimento, puede ocurrir que simultaneamente excuse su conducta culpabilizando a la víctima (si tu no hubieras hecho … yo no lo haría ) de modo que la mujer acaba dudando de cualquier cosa que hace o piensa; en definitiva, acaba dudando de ella misma.

Recuerda que…

Estás siendo víctima de maltrato, tú no eres responsable.
El uso de la violencia nunca está justificado.
Estas agresiones se repetirán y se agravarán con el tiempo.
No estás sola. Puedes contar con la ayuda de especialistas.

No es verdad que…

  • A las mujeres le gusta el abuso sino marcharían.
  • El maltrato a las mujeres es algo raro y aislado.
  • Sucede en familias de bajos ingresos y etnias.
  • No hay manera de romper con las relaciones abusivas.
  • Hombres adictos a las drogas, parados, con estrés en el trabajo… son violentos como efecto de su situación personal.
  • La violencia dentro de la casa es un asunto de la familia que no debe de salir del entorno.
  • Cuando una mujer dice ‘no’ quiere decir ‘sí’.
  • Los hombres son de naturaleza violenta.
  • El hombre maltrata porque es un enfermo o un loco.
  • Maltratan porque pierden el control.
  • Los hombres maltratadores lo hacen por consecuencia de haber sufrido malos tratos en la infancia.
  • Tratamiento para la recuperación de las vitimas

Es habitual que hasta que la mujer tome la decisión definitiva de salir de una relación violenta, pase por un período de reflexión e incluso manifieste varios intentos. Durante este proceso quizás ya solicite ayuda terapéutica, o no.

A partir de su decisión de romper con la situación de violencia, el apoyo psicológico se centrará en varios aspectos, partiendo siempre de una valoración previa de las necesidades y demandas particulares de cada mujer. Determinadas cuáles son las secuelas concretas producto de la situación vivida, se evaluará su dimensión y se graduará para establecer una orden para el tratamiento.

Algunas de las intervenciones más habituales y básicas para su recuperación son:

  • Información sobre la violencia de género, causas, origen, mitos, etc.
  • Reducción de la activación y de la ansiedad en las formas en que se manifieste (insomnio, agorafobia, crisis de pánico, etc).
  • Fomento de la autonomía, tanto a nivel psicológico, a través de un cambio de ideas distorsionadas sobre ella misma y el mundo, como a nivel social, económico, etc, orientándola en la búsqueda de empleo, recuperando apoyos sociales y familiares…

Consejos ante una situación de maltrato

Recuerda que ninguna mujer debe permanecer en una relación en la que no se sienta respetada como persona ni se le reconozca como igual.

Puedes buscar ayuda en los Centros de Información a las Mujeres y asociaciones especializadas que te informarán y apoyarán en las actuaciones que debes llevar a cabo.

Si aún no tomaste la decisión de salir de la situación de violencia o si ya lo decidiste pero aún convives con el agresor, conviene que sigas algunos consejos para reducir el peligro de posibles agresiones y para actuar en caso de que se produzca un nuevo episodio violento.

Plan de seguridad

Cuando se produzca o creas que se pode producir una nueva agresión:

  • Evita estar en lugares en los que el agresor pueda acceder a objetos peligrosos, como la cocina.
  • Permanece en una habitación fuera del alcance del agresor y próxima a la puerta de la calle con el fin de facilitarte la salida del domicilio.
  • Refúgiate con tus hijas e hijos en la casa de un vecino/a.
  • Cierra todas las entradas si el agresor salió del lugar.
  • Inventa un lenguaje de signos o señales que te permita comunicarles a tus hijos/las el momento en el que deben salir del domicilio familiar y acudir a la casa de un vecino o vecina donde puedan refugiarse y pedir ayuda.
  • Pon en conocimiento de algún vecino/a de tu confianza tu situación y pídele que llame a la policía en el momento en que oiga cualquier suceso violento en el domicilio familiar.
  • Piensa en el domicilio de alguna persona amiga o familiar donde refugiarte hasta que no exista riesgo y puedas regresar a tu domicilio. Si no cuentas con ninguna persona que pueda ayudarte, localiza con anterioridade la dirección y el teléfono de los servicios de atención a mujeres víctimas de violencia de género donde podrás pedir ayuda y un alojamiento de urgencia. Teléfono de información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género: 016
  • Enséñales a tus hijos/as a marcar el teléfono de urgencias (112) donde podrás solicitar la ayuda de la policía, guardia civil, servicios médicos de urgencias…

Tiene siempre a mano:

  • Documento Nacional de Identidad (tarjeta de residencia o pasaporte si eres extranjera).
  • Un juego de llaves de reserva del domicilio y del coche.
  • Un juego de ropa para ti y tus hijos e hijas.
  • Carta o tarjetas sanitarias.
  • Agenda de teléfonos en la que debes incluir todos los teléfonos de amistades o familiares que puedan apoyarte así como los números de teléfonos de Centros de Información a las Mujeres o asociaciones a las que puedes llamar solicitando ayuda.
  • Contrato de compra-venta o arrendamiento de la vivienda.
  • Libro de familia.
  • Denuncias e informes médicos de agresiones anteriores.
  • Cuaderno, talonario y/o tarjetas bancarias.
  • Documentos que acrediten los ingresos y los gastos familiares.

Ten en cuenta que es conveniente que cuentes con una cantidad de dinero que te permita hacer frente a los gastos tuyos y de tus hijos/as hasta que haya, si es el caso, una resolución judicial que fije una aportación económica por parte de tu pareja. A ser posible ten una pequeña cantidad de dinero ahorrada.
Si tu teléfono graba los últimos números marcados, cuando realices alguna llamada pidiendo información o ayuda en relación con la situación de maltrato, tiene la precaución de marcar posteriormente un número de teléfono que no infunda sospechas al agresor, lo de amistades o familiares, para evitar que el agresor descubra el número al que realmente llamaste.

Actuaciones cuando se produce una agresión

Además de seguir las medidas del plan de seguridad, si sufres una agresión es necesario que realices algunas actuaciones que serán de gran utilidad en los procedimientos judiciales, penales o civiles, que inicies con posterioridad. La mayoría de estas actuaciones tienden a que quede probada la realidad de la agresión y otras tienen como finalidad tu protección.

Llama a la policía (091) o a la guardia civil (062), da tu nombre y la dirección donde te encuentras y solicita ayuda. Mientras llega la patrulla es conveniente que sigas rigorosamente sus indicaciones. Es posible que la policía o la guardia civil procedan a la detención del agresor, trasladándolo a la comisaría.
Se puedes, avisa a algún vecino/a o familiar que pueda presenciar y posteriormente declarar como testigo en el procedimiento judicial sobre:

  • Tu estado físico (golpes, heridas, erosións, inchazones, etc.)
  • Tu estado anímico (miedo, angustia, etc.) luego de la agresión.
  • La situación física y anímica de los hijos y/o hijas.
  • Los daños producidos en la vivienda, las ropas, sábanas…
  • La actitud del agresor.

Recoge y guarda toda la documentación personal, tuya y de tus hijos e hijas (DNI, tarjeta de residencia o pasaporte, libro de familia, carta o tarjetas de la Seguridad Social, cuaderno, talonario o tarjeta bancaria…), así como aquella que va a resultar útil en los procedimientos judiciales (documentos acreditativos de los ingresos y de los gastos familiares: nóminas, justificantes de pago de horas extras, recibos del alquiler, facturas de electricidad, teléfono, seguro médico, pediatras, farmacia, supermercado, gastos de escolaridad de los hijos y de las hijas y actividades extraescolares; documentos acreditativos de agresiones anteriores: denuncias, informes médicos, sentencias…). Conserva todos los justificantes de los gastos que se produzcan como consecuencia de la agresión (gastos médicos, farmacéuticos, desplazamientos…). Toda esta documentación la necesitarás para acreditar los daños económicos que la agresión supuso y reclamar su importe al agresor.
Si se produjeron lesiones físicas, además de las anteriores actuaciones, es conveniente que sigas los siguientes consejos:

Acude a un centro médico-sanitario. El parte médico de urgencias será remitido al Juzgado de Guardia. Es conveniente que expliques con precisión todas y cada una de las lesiones sufridas, si también te forzó a mantener relaciones sexuales y si tienes señales de agresiones anteriores.
Toma fotografías de las lesiones. Ten en cuenta que es posible que pasen días hasta que seas citada por el juzgado para que el/la médico/a forense examine las lesiones sufridas y para entonces estas pueden desaparecer totalmente. Será de gran ayuda que puedas acercar fotografías en las que se puedan observar las lesiones tal y como eran en los días ya posteriores a la agresión.


Acude al/ la médico/a de familia, pon en su conocimiento los hechos sucedidos para que pueda realizar un seguimento de las lesiones. No olvides que estas últimas son tanto las físicas como las psíquicas.
Guarda copia de todas las recetas e informes médicos, es muy importante que tengas en tu poder documentos médicos acreditativos de todas las consultas y asistencias médicas que necesites para curar tus lesiones.
Si fuiste obligada a mantener relaciones sexuales no te laves y acude al servicio de urgencias o de ginecología del hospital, y explícales de que manera ocurrieron los hechos sin avergonzarte a de nada.

Si tras la ruptura sigues siendo acosada:

Puede suceder que tras decidir romper la relación, el agresor se resista a perder el control sobre ti: persiguiéndote, vigilándote, llamándote constantemente, atemorizándote, molestando a familiares y amigos, desprestigiándote laboralmente, amenazándote con suicidarse o hacer daño a un ser querido… Todos estos actos que afectan a tu vida social, laboral y personal, son indicadores de una posible acción violenta.

Ante esta situación:

  • Denuncia la situación.
  • Evita cualquier contacto con él.
  • No aceptes nunca un encuentro a solas.
  • Evita estar sola.

Como se acredita una situación de violencia de género

Para los efectos de la Ley 11/2007, gallega para prevención y tratamiento integral de la violencia de género, la situación de violencia se acreditará por cualquiera de las siguientes formas:

  • Certificación de la orden de protección o de la medida cautelar, o testimonio o copia autenticada por la secretaria o secretario judicial de la propia orden de protección o de la medida cautelar.
  • Sentencia de cualquier orden jurisdiccional que declare que la mujer sufrió violencia en cualquiera de las modalidades definidas en esta ley.
  • Certificación y/o informe de los servicios sociales y/o sanitarios de la Administración publica autonómica o local.
  • Certificación de los servicios de acogida de la Administración publica autonómica o local.
  • Informe del ministerio fiscal que indique la existencia de indicios de violencia.
  • Informe de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social.
  • Cualquier otra que se establezca regulamentariamente.

¿Cómo elaborar un ensayo crítico?

Lo primero que debemos hacer es leer el texto de forma ágil, para entender la idea general de texto, en este momento hay que disfrutar de la lectura y no analizar cada aspecto del texto sino entender el concepto general.

Después debemos hacer una lectura pormenorizada y detenida. Se pueden subrayar los términos más importantes, tomar nota de las ideas que se nos vengan a la cabeza tanto de las directamente relacionadas con el texto como de las que se refieren a datos generales del autor.

Una vez que tenemos una comprensión terminológica del texto se trata de localizar cuál es el asunto del que trata. Después de interpretar, entender y asimilar el texto debemos empezar a elaborar el comentario de texto. Durante la redacción del comentario hay que colocar toda la información que hemos preparado en el apartado anterior, distribuyéndola según se nos pida.

Hay que ceñirse a las preguntas y situar la información donde corresponda y procurando no repetir lo mismo en cada respuesta. El error más frecuente es el desorden con el que se desarrolla la exposición.

Para evitarlo lo mejor es antes de comenzar a escribir hacer un guión de todo lo que hemos anotado cuando leíamos el texto. Para ello podemos seguir los siguientes pasos:

  • Se pueden enumerar o clasificar los conceptos teóricos más característicos del autor.
  • Se puede comentar por separado cada uno de esos términos en el contexto de la doctrina del autor y la vez mostrar las dificultades de interpretación.

Contextualización del texto en la obra del autor

Conviene empezar la pregunta de relación (en la que hay que relacionar el texto con el pensamiento del autor), si se sabe.

Comentario crítico. Se debería enriquecer el comentario:

  • Plantear las dificultades de interpretación con objeto de descubrir incoherencias o contradicciones con otras obras, etc.
  • Discutir el contenido del texto suponiendo alternativas opuestas.

Comparar con otros autores o temas. Es imprescindible citar en ensayos universitarios. Y al final siempre, siempre hay que añadir webgrafía, bibliografía o referencias a otras obras y autores.

¡Crea tu propio periódico con InDesign!

El programa de edición y maquetación InDesign es una herramienta muy útil para crear tu propio periódico, revista, o cualquier otro tipo de publicación.

¡Los resultados serán como los de un profesional!

Visita este link para visualizar un tutorial muy sencillo.

El resultado que yo he obtenido ha sido el que a continuación puedes descargar. Es un periódico de 32 páginas sobre Los Juegos del Hambre. El nombre de dicha publicación es El Capitolio, y está constituido por publicidad y titulares creados por mí, así como por texto falso.

En éste, se puede observar la utilización de todos los elementos formales de un periódico, desde los filetes hasta los entresacados, desde la sangría hasta la ausencia de líneas viudas o huérfanas.

¡¡Deja volar tu creatividad y complementa tus técnicas periodísticas!!

No te limites. Un buen maquetador siempre es necesario.

El hábito que cambiará tu vida: escribir un diario

¿Por qué Einstein, Leonardo Da Vinci y muchas más grandes mentes lo recomiendan?

¿Alguna vez te has preguntado por qué las mentes más destacadas de la historia, incluyendo a Isaac Newton, Abraham Lincoln, Andy Warhol, Winston Churchill, Benjamin Franklin, Ernest Hemingway, George Bernard Shaw y Maya Angelou pasaron una gran parte de su preciado tiempo escribiendo cosas que nunca serían vistas por otras personas -o eso pensaron en ese momento-? 

Jim Rohn dijo, “Si estás seriamente comprometido en convertirte en alguien próspero, poderoso, sofisticado, saludable, influyente, culto y único, lleve un diario. No confíe en su memoria. Cuando escuches algo valioso, escríbelo inmediatamente. Cuando se te ocurra algo importante, escríbelo detalladamente”. 

Muchos pioneros, escritores, creativos y pensadores de nuestra generación llevan un diario -para muchos, es una necesidad creativa, para algunos un lugar para la exploración, y para otros una forma de arte en sí mismo- 

Pero no necesitas ser un creativo, científico o un pionero para que llevar a cabo esta práctica merezca la pena. Escribir un diario te ayuda a priorizar, a pensar con claridad y a conseguir tus objetivos más importantes, aun estando ocupado debido a trabajo urgente. Pensar en escribir tiene la cualidad mágica de esclarecer tus pensamientos. 

El diario de viajes por Estados Unidos de Albert Einstein recoge sus experiencias en el extranjero desde noviembre de 1930 hasta junio de 1931.

Tim Ferriss, sobre el diario, explica que, “Yo lo uso como una herramienta para aclarar mis pensamientos y objetivo, tanto como Kevin Kelly -uno de mis humanos favoritos- hace. El papel es como una fotografía de una habitación oscura para mi mente”. 

¡Utiliza de nuevo el bolígrafo! La escritura reflexiva también es útil para mejorar la toma de decisiones y el pensamiento crítico en un gran número de profesiones clínicas.

Michael Hyatt dice, “Lo que nos pasa no tiene tanta importancia como el significado que le asignamos. Escribir un diario nos ayuda a ordenar esto”. 

Un diario te proporciona un registro ordenado del proceso que has hecho hacia tus propósitos y objetivos, y te mantiene motivado en el largo camino que cuesta conseguirlos.  

Charles Darwin llevó numerosos cuadernos para recoger sus descubrimientos y pensamientos de todo desde su primer esbozo de un árbol de la evolución hasta los libros importantes que tenía que leer.

“Como parte de tu estallido creativo mañanero, utiliza tu diario para revisar y perfeccionar tu lista de cosas  por hacer diarias. Revisa y perfecciona tu visión de la vida y tus objetivos más grandes”, dice Benjamin Hardy. 

Numerosos estudios -de rigurosa variedad científica- han demostrado que la escritura personan puede ayudar a las personas a lidiar mejor con acontecimientos estresantes, a aliviar la ansiedad, y a estimular la actividad de las células inmunes. 

Judy Willis, una neuróloga y formada profesora explica, “La práctica de escribir puede mejorar el aprendizaje del cerebro, el procesamiento, retención y recuperación de información… Esto fomenta el foco de atención del cerebro, mejora la memoria a largo plazo, alumbra los patrones y modelos, le proporciona tiempo al cerebro para la reflexión, y cuando está bien guiado, es una fuente de desarrollo conceptual, y así como estimula la cognición del cerebro”. 

Lo que escribes, lo controlas. No tienes que pasarte toda la mañana escribiendo. La única regla es escribir constantemente. Ser consecuente para dar lo máximo. 

A lo largo de su vida, el inventor Thomas Edison anotó ideas y pensamientos en diarios personales.

Una aproximación óptima para empezar a escribir a diario

  • Empieza cada mañana identificando tareas y objetivos para ese mismo día. 
  • Escribe solo una lista sencilla -dos o tres puntos-, para hacer más fácil empezar y progresar. Puedes agrupar cosas personales y laborales al mismo tiempo. 
  • Redacta anotaciones sencillas y breves, harás más fácil escribir a diario sin excusas. 
  • Al final de cada día, comprueba qué has cumplido, qué has aprendido, qué te gustaría continuar mañana, y a que te gustaría dedicar tu tiempo próximamente. 
  • Empieza con algo pequeño. Haz pequeños compromisos cada día para empezar. 
  • No hagas grandes promesas. Pruébalo treinta días. Vuelve atrás y revisa qué has aprendido y el progreso que has logrado. Entonces, podrás decidir si quieres continuar escribiendo a diario. 
  • Dedica de cinco a diez minutos de tiempo ininterrumpido para escribir a diario. Lo ideal sería dedicar el mismo tiempo todos los días. 
  • Lo que escribes, dibujas o esbozas depende completamente de ti. Simplemente siéntate y escribe. 

Alrededor de siete mil páginas de los dibujos, ideas e inspiraciones naturales de Leonardo Da Vinci se han conservado.

Haz mapas mentales, crea una lista de objetivos, subraya tus visiones, garabatea, dibuja, esboza, haz una lista de agradecimientos, establece objetivos a corto y largo plazo, apunta todo aquello sobre lo que tienes curiosidad, escribe sobre los proyectos que te apasionan, crea una entrada diaria sobre tus necesidades, reflexiona sobre tus logros… Simplemente quédate con todas las ideas en el papel, y presiónate a ti mismo para ver si hay más en el fondo de tu cabeza. Vuelve después a lo que has escrito para ver si algo más sale de ti. 

Como parte de tus sesiones de escritura diaria mañanera o de las sesiones post trabajo, asegúrate de  escribir sobre todo aquello de lo que estás agradecido. Está científicamente probado que escribir a diario cosas relativas al agradecimiento facilita superar o vencer retos psicológicos severos. Esto cambiará por completo la orientación de tu vida. Pasarás de la escasez a la abundancia. 

“Escribir en un diario cada día, con un proceso estructurado y estratégico, te permite directamente enfocarte en lo que has logrado, en lo que estás agradecido, y en lo que te comprometes a hacer mañana. De este modo, disfrutaras más profundamente de cada día, te sentirás bien sobre cualquier progreso que consigas -por pequeño que sea-, y lograrás un nivel de claridad más agudo, el cual acelerará tus resultados”, dice Hal Erold. 

De acuerdo al Doctor James Pennebaker, un experto en el campo de la escritura expresiva, para obtener mejores resultados cuando escribes un diario es recomendable: 

  • Olvidar la gramática y el deletreo cuando escribes. 
  • Ser honesto y auténtico -escribir como si nadie más fuera a leerlo-. 
  • Escribir a mano para memorizar más fácilmente. 
  • Adoptar una escritura cursiva para extraer tus pensamientos más rápidamente. 

El simple hecho de escribir a diario no estimula tu productividad. Pero cuando combinas la acción con la reflexión, realizarás acciones más elaboradas con el paso del tiempo. Escribir a diario no es un hábito común, es un hábito angular. Los hábitos angulares afectan en como trabajas, comes, juegas, vives, gastas y comunicas. 

Como Charles Duhigg, autor de El poder de los hábitos dice, “Los hábitos incentivan el cambio creando estructuras que ayudan a otros hábitos a florecer”.

Un cambio menor en un aspecto de tu vida puede desencadenar otros muchos cambios positivos. Escribir a diario es una vía práctica y accesible para mantenerte conectado con tu yo interior, tu cuerpo, tus sueños y tus propósitos en la vida.