El plástico que contamina los océanos daña una bacteria que nos ayuda a respirar

Un 10% del oxígeno de nuestro planeta proviene de la bacteria fotosintética ‘Prochlorococcus’, a la que perjudica la contaminación plástica

Los peces no son los únicos seres a los que perjudica el plástico que contamina los mares. Según un reciente estudio, publicado en Communications Biologylas bacterías responsables de producir una décima parte del oxígeno que respiramos también se ven dañadas.

“Descubrimos que la exposición a sustancias químicas filtradas por la contaminación plástica interfiere con el crecimiento, la fotosíntesis y la producción de oxígeno de Prochlorococcus, la bacteria fotosintética más abundante del océano”, afirma el doctor Sasha Tetu, autor principal del estudio e investigador de la Universidad Macquarie (Australia).

La contaminación plástica causa a los ecosistemas marinos un daño valorado en más de 13.000 millones de dólares cada año, y se estima que en 2050 habrá en los océanos más plástico que peces. “Esta contaminación puede filtrar diversos aditivos químicos en ambientes marinos –señala la doctora Lisa Moore, otra de las autoras del estudio–, pero a diferencia de las amenazas que plantea para los animales, que ingieren los plásticos o se enredan en ellos, la amenaza que las sustancias químicas filtradas representan para la vida marina ha recibido, relativamente, poca atención”.