El plástico que contamina los océanos daña una bacteria que nos ayuda a respirar

Un 10% del oxígeno de nuestro planeta proviene de la bacteria fotosintética ‘Prochlorococcus’, a la que perjudica la contaminación plástica

Los peces no son los únicos seres a los que perjudica el plástico que contamina los mares. Según un reciente estudio, publicado en Communications Biologylas bacterías responsables de producir una décima parte del oxígeno que respiramos también se ven dañadas.

“Descubrimos que la exposición a sustancias químicas filtradas por la contaminación plástica interfiere con el crecimiento, la fotosíntesis y la producción de oxígeno de Prochlorococcus, la bacteria fotosintética más abundante del océano”, afirma el doctor Sasha Tetu, autor principal del estudio e investigador de la Universidad Macquarie (Australia).

La contaminación plástica causa a los ecosistemas marinos un daño valorado en más de 13.000 millones de dólares cada año, y se estima que en 2050 habrá en los océanos más plástico que peces. “Esta contaminación puede filtrar diversos aditivos químicos en ambientes marinos –señala la doctora Lisa Moore, otra de las autoras del estudio–, pero a diferencia de las amenazas que plantea para los animales, que ingieren los plásticos o se enredan en ellos, la amenaza que las sustancias químicas filtradas representan para la vida marina ha recibido, relativamente, poca atención”.

El plástico como protagonista de la contaminación

El plástico es omnipresente. Podemos encontrarlo en los envases de los productos, incluso como ingrediente en los cosméticos, en el textil de la ropa, en materiales de construcción, juguetes y en multitud de utensilios y objetos.

Pongamos datos y ejemplos para este gran problema que es la contaminación causada por el plástico:

  • 8 millones de toneladas de basura al año llegan a los mares y océanos.
  • Esta cantidad es equivalente al peso de 800 Torre Eiffel, para cubrir 34 veces la isla de Manhattan o el peso de 14.285 aviones Airbus A380.
  • Cada segundo más de 200 kilos de basura va a parar a los océanos.
  • Se desconoce la cantidad exacta de plásticos en los mares, pero se estiman unos 5-50 billones de fragmentos de plástico, sin incluir los trozos que hay en el fondo marino o en las playas.
  • El 80% proviene de tierra firme.
  • El 70% queda en el fondo marino, el 15% en la columna de agua y el 15% en la superficie. Lo que vemos es solo la punta del iceberg.
  • Hay 5 islas de basura formadas en su gran mayoría por microplásticos algo similar a una sopa.
  • 2 de ellas se encuentran en el Pacífico, 2 en el Atlántico y 1 en el Índico.
  • Se estima que en 2020 el ritmo de producción de plásticos habrá aumentado un 900% con respecto a niveles de 1980.

Supone un grave problema mundial

  • Esto supone más de 500 millones de toneladas anuales y la mitad de este incremento se producirá tan solo en la última década.
  • Cada día se abandonan 30 millones de latas y botellas en España.
  • En España, el 50% de los plásticos que llegan a los sistemas de gestión de residuos terminan en los vertederos sin ser reciclados.
  • La producción global de plásticos se ha disparado en los últimos 50 años, y en especial en las últimas décadas.
  • Entre 2002-2013 aumentó un 50%: de 204 millones de toneladas en 2002, a 299 millones de toneladas en 2013.
  • China es el principal productor de plásticos seguido de Europa, Norte América y Asia (excluyendo ya a China).
  • Dentro de Europa, más de dos tercios de la demanda de plásticos se concentran en cinco países: Alemania (24,9%), Italia (14,3%), Francia (9,6%), Reino Unido (7,7%) y España (7,4%).
  • Existen muchos tipos de plásticos, aunque el mercado está dominado por cuatro tipos principales. Ejemplos de estos tipos de plástico son:
  • Polietileno (PE): Bolsas de plástico, láminas y películas de plástico, contenedores (incluyendo botellas), microesferas de cosméticos y productos abrasivos.
  • Polyester (PET): Botellas, envases, prendas de ropa y películas de rayos X
  • Polipropileno (PP): Electrodomésticos, muebles de jardín y componentes de vehículos.
  • Cloruro de polivinilo (PVC): Tuberías y accesorios, válvulas y ventanas.
  • La mayor parte de los plásticos se emplean en la fabricación de envases, es decir, en los dañinos productos de un solo uso.
  • En concreto en Europa la demanda de plásticos para envases fue del 39% en 2013, y en España ascendió al 45%.